fbpx

Abrirán los nichos de los fusilados a finales de abril

Categories Societat

Los 13 fusilados el 15 de diciembre de 1939, a las 19:30 horas, en la tapia del cementerio de la ciudad fueron enterrados en una fosa común. 30 años después, ésta fue abierta y dos de las víctimas fueron identificadas por sus familiares, tras reconocer algunos de sus objetos personales. El resto de cuerpos fueron introducidos en los nichos 266 y 267 del patio 1 del camposanto.

Ahora, a finales de este mes de abril, serán abiertos por forenses para identificar los restos que allí subyacen y, así, poder cotejar si su ADN coincide con el de alguna de las cuatro muestras tomadas a cuatro familiares que pelean por encontrar a sus padres, abuelos o tíos. La Comissió per la Memòria Democràtica d’Ontinyent estableció como prioritario “rescatar del olvido a los fusilados”. Tras dos años de trabajo, documentación y burocracia, ahora cuentan con el respaldo económico de la Diputació de València (8.864 euros) y el del Ayuntamiento de Ontinyent para llevar a cabo el proyecto de recuperación e identificación de los fusilados aquel trágico 15 de diciembre.

La primera fase de este proyecto “será abrir los nichos. Y comprobar los cuerpos que hay dentro e identificarlos. En el caso de que allí no se encuentren los 13 cadáveres, tenemos la sospecha de que el resto pueden estar en otra fosa todavía por descubrir en el cementerio”, detallaba esta semana Vicent Revert, secretario de la Comissió de la Memoria Democràtica.

Los profesionales forenses del grupo Paleolab serán los encargados de llevar a cabo los trabajos de recuperación e identificación de los cuerpos de los nichos 266 y 267.

error: