fbpx

Desarticulada la banda que robaba joyas con el método del ‘abrazo’

Categories Societat

A bordaban a sus víctimas en plena calle y no dudaban en emplear la violencia para arrebatarles sus joyas si era necesario. Así actuaban los integrantes de un “grupo criminal importante y muy activo” que ha desmantelado la Guardia Civil, que “se dedicaba en exclusiva al descuido y al robo con violencia de joyas, mediante el método conocido como del abrazo”, según la Benemérita. La detención ha sido a cuatro de sus integrantes que han sido detenidos dos veces, con tan solo tres días de diferencia, en ambos casos por dos agentes de la Guardia Civil de Altea, que se encontraban fuera de servicio. Un grupo itinerante que había actuado en un largo listado de municipios, entre los que se encuentra Ontinyent, tal y como indican las mismas fuentes.

De una manera más detallada, los agentes de la Guardia Civil de Altea detenían “a cuatro personas de nacionalidad rumana, tres mujeres de 26, 37 y 38 años y un hombre de 21, al ser pillados in fraganti cuando se disponían a hurtar unas joyas en plena vía pública”. Una de las mujeres, que ha sido detenida dos veces con tan solo tres días de diferencia, de 26 años de edad, ha ingresado en prisión provisional por acumular, tan solo ella-y únicamente consultando la base de datos de Guardia Civil, sin tener en cuenta los delitos posiblemente cometidos en demarcación de Policía Nacional-, 233 hechos delictivos, llevados a cabo por todo el territorio nacional. A esta mujer, según la Guardia Civil, se le imputa la autoría de decenas de hurtos y robos con violencia cometidos, además de en la capital de la Vall d’Albaida, en Altea, Alfàs del Pi, Xàbia, El Verger, Cox, Laredo (Cantabria), Hinojos (Huelva) y Zafra (Badajoz), entre otros. A la imputación de los numerosos delitos de hurto y robo con violencia “se le suma también el de pertenencia a organización criminal”, añaden.

Los hechos han trascendido esta semana, aunque las últimas detenciones se produjeron el día 17 y el 20 de marzo, por agentes fuera de servicio, quienes observaron a estas personas, tanto en el episodio de Alfàs del Pi como en el de Altea, con tan solo tres días de diferencia, acechar a las diferentes víctimas con evidente intención de sustraerles sus pertenencias, según relatan desde la Benemérita.

 

error: