fbpx

Aire acondicionado en el coche: consejos y trucos

La temperatura interior de nuestro vehículo no sólo es una cuestión de comodidad, sino que también influye en nuestra conducción. La temperatura ideal del habitáculo del coche a la hora de conducir es entre 20 y 22 grados centígrados.

Por eso, el aire acondicionado del coche en verano se vuelve muy importante. Es necesario revisarlo para poder detectar si la recarga de gas del aire acondicionado necesita ser repuesta, si existe alguna pequeña fuga en el sistema o si es necesario cambiar los filtros para mejorar la calidad del aire. Independientemente del estado de tu aire acondicionado, frente a las altas temperaturas, intenta estacionar el coche en la sombra y calcula el desplazamiento del sol. La sombrilla también puede ayudar a mantener el interior fresco. Es relevante que, antes de entrar en el coche después de haberlo dejado estacionado, abres bien las puertas y ventanillas para que se ventile lo máximo posible.

Por otra parte, es un error arrancar el coche y poner en el aire acondicionado muy fuerte. La recomendación es ponerlo en funcionamiento suavemente para evitar averías. A medida que vayamos cogiendo velocidad iremos subiendo las revoluciones y subiendo las ventanillas de forma progresiva. Una vez que el habitáculo ya esté fresco, es relevante que evites que el aire frío se dirija a la cara y al cuello. Dado que el aire frío peso más que el aire caliente, dirígelo hacia el techo para enfriar más rápidamente el interior del coche.

Muchos vehículos ya incorporan climatizador en lugar de aire acondicionado. La gran diferencia entre ambos es que el climatizador dispone de un sensor diseñado para que puedas olvidarte de controlar la velocidad del ventilador y las salidas del aire. Además permite conseguir una temperatura constante, independientemente de la temperatura exterior.

A diferencia del aire acondicionado, el climatizador puede mezclar el aire frío con el aire caliente y obtener que tanto la temperatura como la humedad en el interior del habitáculo sea la correcta. Eso sí, el sistema de climatización aumenta el precio del vehículo, ya que debe llevar una serie de sensores de temperatura, motores eléctricos que mueven las trampillas de entrada de aire en el interior del vehículo por los diferentes difusores, etc.