fbpx

Caixa Ontinyent prepara un plan estratégico

Superados los cien días después de asumir la presidencia, coincidiendo con el 137 aniversario de la entidad, el Periòdic d’Ontinyent se reúne con el presidente de Caixa Ontinyent, Pepe Pla, para conocer cómo es su día a día. Pla explica que el relevo en la caja estaba pactado e incluso pautado, pero que la interferencia política le complicó en última instancia. Tras conseguir desactivar los conflictos y materializar el cambio, con dos décadas en el consejo esperando su oportunidad, el nuevo presidente fija el gran reto que tiene a la vista. “Hemos sobrevivido. Ahora nos toca crecer como caja”, explica enfatizando que el crecimiento no sólo se concreta en oficinas y empleados, sino en nuevos negocios que se implantarán en territorios que todavía no han sido explorados. En la actualidad, la entidad financiera cuenta con 45 oficinas repartidas en 31 localidades. "Vamos a preparar un nuevo plan estratégico para la entidad". A lo que añade: "porque en banca todo va muy rápidamente, en cuatro o cinco años todo cambia". "Del resultado del plan tendremos una caja u otra", subraya.

Pla compagina su nuevo cargo como presidente no ejecutivo, es decir sin salario directo de Caixa Ontinyent, con su trabajo como catedrático de Economía en la Universitat de València. Su dedicación docente la tiene ahora más concentrada en los masters que imparte como especialista en la internacionalización de empresas. "Mi trabajo en la Universidad se centra ahora, más que en impartir clases, en investigar y publicar". Durante sus 100 primeros días de presidencia decidió recorrer todas las oficinas para presentarse personalmente a todos los empleados. “Los empleados me llaman como Pepe, nadie se dirige a mí como don José. A mí este detalle me parece importante, algunos formalismos que eran válidos para otra época, ahora están fuera de lugar”. El presidente no está en la gestión diaria, pero acompaña al curso de las negociaciones. Principalmente en las reuniones de martes y jueves con el director general, Vicent Penadés o con el resto de miembros del staff.

En cuanto a las críticas populares sobre las comisiones que cobra la caja de ahorros por sus gestiones, Pla agrega: “Estamos en un entorno de intereses negativos. Debemos buscar vías alternativas para generar ingresos. Debemos cobrar por los servicios que prestamos. Además, nos encontramos en la franja más baja en cuanto al cobro de comisiones”. “Nunca olvidemos que nuestro objetivo final es generar beneficios para revertirlos en la sociedad”. Hoy en día Caixa Ontinyent es una de las dos cajas de ahorros que existen y la única valenciana.