fbpx

El proyecto de Glorieta elimina los macrojuegos previstos

La zona de juegos infantiles en la Glorieta se renovará, pero será mucho más modesta que la que se incluía en la primera propuesta del consistorio ontinyentí y que votó al alumnado de 1º a 4º de la ciudad en su momento, presupuestada en cerca de medio millón de euros.

Ahora, toda la remodelación costará cerca de 200.000 euros, por lo que esta área de juegos queda totalmente descartada, aunque sí se renovarán los columpios que existen en la actualidad.

En noviembre el consistorio ya anunciaba que se descartaba una renovación en profundidad de este parque emblemático de la ciudad, que iba a suponer casi un millón de euros, después de una asamblea vecinal. La alternativa era la que tiene toda la apariencia en caso de llevarse a cabo: ampliación y mejora de la vegetación e instalación de nuevos juegos infantiles, que en todo caso serán compatibles con un futuro proyecto de reforma integral. La propuesta a tratar en la Comisión de Patrimonio incluye trabajos previos de demoliciones y desmontado de mobiliario urbano y juegos infantiles, así como de la instalación de alumbrado. Posteriormente se acondicionará el terreno y se delimitarán las diferentes áreas. Las instalaciones que se realizarán son las de alumbrado y riego automático. Todo esto se completará con juegos infantiles de Robinia y con una propuesta de jardinería que pretende “aumentar la riqueza del jardín” y la creación de tres zonas con pradera de cespitosa.

"Se ha demorado demasiado"
Desde Compromís por Ontinyent han criticado al gobierno local por la gestión realizada en este espacio verde y de ocio. "Más allá de los cambios producidos en el proyecto de la Glorieta a lo largo del tiempo, una actuación más sencilla como ésta podría haberse ejecutado ya", declaraba Nico Calabuig, portavoz del grupo municipal. Además, tanto él como la edil Paloma Alberola, coincidían en que “es negativo que las niñas y niños que participaron con ilusión en el proceso de elegir el macrojuego que preferían, se quedan sin ellos. Nos preocupa que esta inacción perjudique al espíritu de participación y fomento de valores de democráticos que suponía inicialmente la propuesta”.