fbpx

El Tanatorio proyecta ampliar sus instalaciones y planta incineradora

La empresa ontinyentina Funeraria Gramage SL ha presentado en la oficina técnica del Ayuntamiento de Ontinyent un anteproyecto para acometer una reforma de las actuales instalaciones del complejo tanatorio. La reforma se plantea en varios términos: ampliación de la infraestructura actual; construcción de una nueva capilla y ubicación de un horno crematorio para ofrecer este servicio en Ontinyent.

Nueva sala vip

A las cuatro salas vela actuales que ofrece el Tanatorio de Ontinyent se le sumaría, después de la reforma, una nueva. Tendría las mismas características que la actual sala VIP, es decir, sería convertible en doble a través de parabanas y dispondría de sus respectivos aseos. Esta nueva sala vendría a ocupar parte de la actual capilla. También en esta zona del complejo se instalarían más aseos complementarios y un despacho para uso de la empresa.

Nueva capilla

La ocupación de la zona en la que se encuentra ahora la capilla para ampliar una sala y servicios obliga a plantear una nueva ubicación para esa dependencia. Se materializaría a través de la construcción de un nuevo edificio que se situaría de forma anexa y conectada con el complejo ya existente. Esta nueva capilla duplicaría la superficie de la actual y se extendería aproximadamente a los 300 metros cuadrados. Mantendría las características que han conferido carácter a este espacio como sala multiconfesional en la que se han oficiado ceremonias fúnebres de cualquier clase, desde religiosas a civiles. Según explica Ramón Gramage, de la empresa Funeraria Gramage SL "tenemos que adaptarnos a los tiempos actuales y éste es el objetivo que perseguimos con este proyecto de reforma e instalación de nuevos servicios".

La empresa que abrió el primer tanatorio en 1990 en la calle Fernando Alcina, núm. 13, ya tuvo que hacer frente a la costumbre arraigada de velar a las personas fallecidas en el mismo domicilio, como se había hecho siempre. Sin embargo, fue calando el cambio de costumbre y la comodidad e higiene que representaba disponer de unas salas para velar a los seres queridos. Posteriormente, en 2010 trasladaron el servicio al nuevo complejo tanatorio. En esta última década se ha constatado también el cambio de hábitos sociales con la mayor utilización de la capilla, puesto que "el 90% de los servicios con la misa fúnebre incluida ya se realizan en el Tanatorio".

Horno crematorio

Y, en el mismo sentido, la ubicación de un horno crematorio corresponde también a una tendencia que, con los años, ha ido incrementando progresivamente su demanda. Del 5% de servicios que solicitaban la incineración hace apenas diez años se ha pasado a un 23% del total de los servicios que se practican actualmente con cremación de restos mortales. Hasta el momento este tipo de servicios se realizan en Xàtiva.