fbpx

¿En qué han notado los vecinos de Ontinyent el incremento de los precios?

Hacer la compra de la semana, llenar el depósito de gasolina o encender la calefacción tiene una repercusión económica cada vez mayor en nuestros bolsillos. Y no es ninguna casualidad, la imparable subida del precio de la energía se está dejando sentir en muchos aspectos de la vida cotidiana de los consumidores. Por eso, esta semana nuestro equipo de audiovisuales ha salido a la calle para preguntar a nuestros vecinos en qué han notado este incremento.

“Lo he notado sobre todo en la fruta, la patata, la cebolla, la carne y el pescado. Al final un poquito en todo. Si antes con 100 euros tenía la compra de la semana, ahora debe ser con 150 euros”, apunta Maria Francés, vecina de la ciudad. En esta línea se expresaba otra residente: “El pez está por las nubes, el lenguado ya está a 21,95 euros“. Ana Cabedo, también de Ontinyent añadía: “Antes cuando compraba la fruta y la verdura con 25 euros lo tenían todo, ahora necesito mínimo 30 euros, sí he notado la diferencia”. Y es que 2021 se despedía con unos precios un 6,7% más caros de lo que lo hacían en diciembre de 2020.

En este sentido, son varios organismos los que se han hecho eco de este crecimiento en alza. ElOrganización de Consumidores y Usuarios (OCU) en un reciente informe en el que se ha analizado la variación del precio de 23 productos básicos en los últimos seis meses, alertaba de la subida de viandas como la margarina o la pasta (+20%), así como la leche, los huevos y la carne de ternera (+10%).

Incrementos que se han hecho patentes también para aquellos que venden el producto, como la frutería local 'Pujades' que lo ha notado sobre todo con la berenjena, el pimentón y las judías verdes. Aunque no su los únicos comestibles. "Algunas frutas exóticas como las piñas también se han encarecido por la subida de los costes de los contenedores", comentaba Ana María, responsable del establecimiento. Otros como Maties Mira, pescatero del mercado municipal, le ha notado principalmente en los costes de la luz. Según explica, mantener el producto fresco en los congeladores no cuesta lo mismo en estos momentos que hace unos meses. "Es verdad que la gente sigue acercándose igual porque tenemos que comer, pero no compran lo mismo", comentaba.

Crisis de los precios de la energía

Los expertos señalan que la actual crisis del precio de la energía (gas natural y electricidad) es la responsable de que en gran medida se encarezcan el resto de productos, aumente la inflación y, por tanto, disminuya el poder adquisitivo de los ciudadanos. Además, indican que las interrupciones que todavía persisten en la cadena global de suministros, siguen produciendo escasez de determinadas materias primas. Lo que contribuye a incrementar en mayor medida los costes de determinados artículos, en un momento de elevada demanda por parte de las empresas.

Pero sobre todo donde más se ha notado la inflación en las últimas semanas ha estado en los combustibles, que se ha situado en 1,538 euros el litro en el caso de la gasolina, alcanzando máximos históricos no registrados desde 2012. otra forma, llenar un depósito de 50 litros supone al conductor desembolsar 76,90 euros. Los analistas vaticinan que esta tendencia se mantendrá en alza si los precios de la energía y el combustible siguen en niveles elevados.