fbpx

Jorge Calatayud salta a la dirección con una serie internacional

Después de años siendo ayudante de dirección, el ontinyentí, Jorge Calatayud ha decidido dar el paso e iniciar el camino de lo que podría ser un nuevo y prometedor capítulo en su vida profesional. Y es que Calatayud ha finalizado, hace tan sólo unas semanas, el rodaje de la segunda temporada de The Head, una serie internacional con la que ha tomado las riendas y ha pasado de ser el segundo al mando en dirigir gran parte de la serie, siendo el responsable de la Unidad B de rodaje.

“Siempre he querido dirigir, pero desde hace unos dos o tres años empecé a tener una necesidad personal. Llevo muchos años trabajando como ayudante de dirección y llega un momento en el que necesitas otra motivación. El cuerpo me pedía hacer otra cosa”, dice Jorge. Hace un año le llegó la oportunidad de la mano de su compañero y amigo, el director Jorge Dorado. Él fue el encargado de dirigir la primera temporada de The Head, en la que el cineasta de Ontinyent fue ayudante de dirección.

Ahora Dorado se encargó de dirigir la Unidad A de rodaje, mientras que Calatayud era el director de la Unidad B. Para ello se trasladó hasta Tenerife, donde rodaron durante aproximadamente dos meses y medio. El escenario de este rodaje ha sido nada menos que el barco Volcán de Teneguía (en la ficción, Alejandría). “Ha sido un rodaje muy complicado. Hemos estado en un barco en alta mar, tan amarrado como en movimiento. Las condiciones han sido durísimas” y nombra como ejemplos a las tormentas que sufrieron o los mareos del equipo.

Sin embargo, Calatayud lo tiene claro. “Me lo he pasado muy bien. He disfrutado muchísimo y he conocido cómo es trabajar desde la otra parte”, afirma con una satisfacción que hace prever que esta decisión de tomar los mandos no es algo puntual o anecdótico. Aunque es prudente y discreto respecto a sus intenciones y proyectos futuros, admite que "siempre hay cosas en mente sobre las que trabajar".

Éxito internacional

Es necesario destacar, para ser conscientes de la envergadura del proyecto, que The Head es una coproducción de Mediapro, HBO Asia y Hulu Japan. La primera temporada se estrenó en junio de 2020, actualmente se puede ver en Disney+, y cosechó un gran éxito a escala internacional. En ella, Calatayud rodó no sólo en Tenerife, sino también en Islandia, compartiendo proyecto con John Lynch o Álvaro Morte (La Casa de Papel). En esta segunda temporada, el ya director, ha dirigido a actores de diez nacionalidades distintas, entre los que se encuentra el ya citado Lynch, Moe Dunford, Bajo Fukushi, Enrique Arce o Hovik Keuchkerian.

Con el rodaje recientemente finalizado ahora comienza la fase del montaje, por lo que no está previsto que la serie se estrene hasta el próximo año. Con suerte no habrá que esperar tanto para conocer los próximos proyectos de Jorge Calatayud y comprobar si ese salto a la dirección es definitivo. Además de The Head, acaba de estrenar en cines Lenos de gracia, protagonizada por Carmen Mauri, y tiene pendiente En temporada baja, con Antonio Resines. En ambas fue como ayudante de dirección.

Este profesional del cine ya ha sido la mano derecha de directoras que ganaron al Goya a Mejor dirección novel (Carla Simón con Verano 1993 y Arantxa Echevarría con Carmen y Lola). Quién sabe hasta dónde llegará Jorge Calatayud en el mundo del séptimo arte. Soñar es gratis y apoyar, valorar y confiar en el talento local también.

Un proyecto con una dedicatoria muy especial

Este rodaje tendrá siempre un recuerdo especial para Jorge Calatayud. No sólo por lo que profesionalmente ha supuesto, sino también por el proceso personal en el que se encuentra inmerso. El ontinyentino perdía a su padre hace unos meses. Dentro de esta situación, admite que ha dirigido escenas que han traído consigo una carga emocional importante, como una en concreto que se produce entre dos personajes que son padre e hijo. “Este proyecto va dedicado a mi padre. Mi madre es la persona que me inculcó la ilusión por el cine, pero fue mi padre quien me estuvo siempre secundando. Quiero creer que desde donde esté, pueda sentirse orgulloso”.