fbpx

La Agrupación Musical de Ontinyent prepara un documental para rememorar sus 25 años de historia

Francesc Tortosa, primer director de la Agrupació Musical Ontinyent.

Las sociedades musicales valencianas siempre han sido un elemento vertebrador en la vida social y cultural de nuestros pueblos. Una vocación que genera pasión, conocimiento musical a través de sus escuelas, e impregna la vida de todas nuestras localidades. Incardinadas en la sociedad civil, son la semilla de un gran fenómeno asociativo que dirige formación, ocio, cultura y vida social. Pero si cada pueblo tiene su banda, cada banda tiene su historia, y la de la Agrupación Musical de Ontinyent no deja indiferente. Una historia que se remonta a principios de los 90 y que 25 años después vuelve para ser contada en forma de un documental. Ese es el propósito de Pablo Lluch y Jordi Sempere, dos músicos ontinyentins que llevan meses preparando esta pieza audiovisual y que arroja la luz en la pantalla grande el próximo 12 de diciembre, a las 12:00 horas, en el cine de El Teler.

Con motivo del 25 aniversario de la banda ontinyentina, el documental narra a través de la voz de unos cuarenta entrevistados los orígenes de ésta y todas las rémoras que vivieron sus fundadores para consagrar lo que por entonces era la segunda banda de la ciudad. Entre ellos, sus primeros directores como Francisco Tortosa, Miguel Ángel Sarrió, Ángel Esteve, Rafa Agulló, Enrique Alborch o Juan Daniel Jover y David Payà. Así como sus primeros presidentes Rafa Pla, Sergio Alcaraz, José Ferre, Sergio Pomar y Julián Cortés. Pero sin olvidarse de otros nombres como Rebeca Martín, primera directora de la Escuela de Música, y para muchos alumnos la fuerza de seguir adelante en los estudios de solfeo.

Fue en septiembre de 1996 cuando un puñado de músicos jóvenes de la Unión Artística Musical decidieron dejar ésta y con mucha ilusión y empuja a formar una nueva. Sin embargo, el germen de la Agrupación se remonta tres años antes cuando estos jóvenes forman el grupo musical Los Intokables. Una pequeña banda con inquietudes de jazz y música latina, pero sobre todo de música festera, que fue dando sus primeros pasos para después convertirse en lo que hoy día es la Agrupación.

En el documental se rememoran diferentes momentos como el primer concierto celebrado en 1997, en el teatro Echegaray, donde los 24 músicos que componían la banda siguen el ritmo que marca su primer director, Francesc Tortosa. Asimismo, también se relata cómo el pueblo de Ontinyent se volcó a poner su granito de arena para hacer crecer este proyecto musical. Empresas como INEL, del conocido empresario Sergio Pomar, o Guijarro, entre otros, ayudaron a hacer realidad este sueño, ya fuera cediendo espacios para los ensayos o facilitando la ejecución de la obra del actual local. Otras entidades como la comparsa Mozárabes, Caixa Ontinyent o el propio consistorio, aparte de particulares, también contribuyeron en la financiación de los primeros años de vida de la Agrupación. Unos inicios que fueron difíciles por la lucha constante porque les dejaron de ver como una charanga más y los empezaron a vislumbrar como una banda en mayúsculas.