fbpx

La película que prepara el joven ontinyentí Alex Moriana se presentará en Netflix

"Es el proyecto de mi vida, si no sale hoy saldrá mañana, pero saldrá". Así define Alex Moriana en 'Entelequia. Llamada en el tiempo', una película que se grabará íntegramente en Ontinyent, y alguna escena en México —concretamente las que hacen referencia a los momentos prehistóricos del película—y que ahora vuelve a tomar fuerza. En el proyecto que capitanea Moriana, a través de su productora Ontimedia, ahora se incorpora una guionista que ha trabajado para algunas de las plataformas de en streaming más importantes del mundo, entre ellas Netflix y Amazon Prime Vídeo, Alexandra Gascón. "Será la dialogista, se encargará de escribir los diálogos", comenta Moriana. Su presencia en el equipo está empezando a dar frutos, el proyecto está cogiendo cada vez más forma y pronto se presentará en Netflix. “Aún desconocemos la fecha del pitch [presentación de una película o serie de televisión], pero ese día presentaremos tanto el aspecto técnico como creativo del largometraje. Si Netflix lo ve factible, hay dos opciones: te financia una parte y es coproducido o todo y es original”, describe.

Moriana conoció a Alexandra casi por sorpresa. Ella estaba buscando unos proyectos en los que incorporarse y se tocó con la página Ontimedia. Allí descubrió todas las producciones del joven ontinyentí, entre ellas 'Por los viejos tiempos', su último cortometraje presentado a principios de marzo. Referente a 'Entelequia. Llamada en el tiempo', se engloba en el género de ciencia ficción, por lo que los efectos especiales estarán presentes casi de forma intrínseca Para poder llevarlos a cabo, Moriana contará con el apoyo de 'El Ranchito, una de las mejores compañías españolas en este sector, ganadora de hasta 9 premios Goya en la categoría de Mejores Efectos Especiales. “Cuando ya esté todo rodado se encargarán de supervisar los mayores efectos, por nuestra parte tenemos un equipo de expertos que se encargará de los efectos más sencillos”, señala. Entre ellos se encuentra el efecto de la destrucción del campanario de la Villa que cobra especial protagonismo a lo largo de la historia. "Hace medio año que estamos trabajando en este efecto especial, se ha realizado toda una incorporación en 3D del campanario".

En estos momentos el proyecto se encuentra en la fase de reescritura de guión, que cuenta ya con su cuarta versión. Según Moriana ésta será ya la definitiva y la que dará pie al rodaje. "Yo ahora mismo estoy coordinando todo, mi trabajo cuando estemos en sed será dirigir a los actores". El joven cineasta también está trabajando junto a su compañero Eduardo Asensio en la escalerilla. "Lo que hacemos es definir en cada página lo que ocurre". El equipo que ya integran una treintena de personas también cuenta con un ficcionista: Jaime Delmonte. "Es el escritor principal, es quien escribe el guión, pero sin los diálogos, después Alexandra es quien escribe los diálogos", específica.

El largometraje, que daba sus primeros pasos en verano de 2019, cuenta ya con seis productoras independientes que se han sumado al proyecto: Nosce Films, Claqueta Blanca, UA Shool ProductionsDelphis EntertainmentSummit Productions i Ontimedia. Los rodajes están previstos que empiecen una vez consigan financiar la película. La idea es que las jornadas de grabación sean en verano, por lo que no se descarta que sean ya en 2023 o 2024. Pero antes es necesario buscar fuentes de financiación para el presupuesto de la película, que ya asciende a los 2,5 millones de euros. Para ello, no descartan buscar subvenciones públicas, así como presentar la ficción a más de una plataforma de streaming. “La idea principal es Netflix, si Netflix no lo tomara, no se acaba aquí el abanico de plataformas, están Prime Vídeo o Disney +, con los que también tenemos contacto”, comenta.

El proyecto que sigue creciendo cada año ya ha pensado en su reparto, entre ellos los actores: Ana Canepa, Andrea Duro, Carlos Cuevas y Martina Cariddi. “Como el proyecto ha escalado tanto, no podemos meter a gente que no se dedique a esto de forma profesional”. Ésta es la idea inicial de la que parte Moriana, aunque matiza que este proceso es largo y todo aún está por ver.