fbpx

La rehabilitación de la muralla y del Pont Vell saca a la luz el patrimonio que el río ocultó

La zona del río Clariano, a su paso por Puente Viejo, está siendo objeto de una transformación que marcará un antes y un después en la valorización del patrimonio de Ontinyent. Hace apenas unas semanas comenzaban las obras de restauración de este puente del siglo XVI y su entorno, pero ya comienzan a verse algunos cambios de cómo quedará esa joya patrimonial.

A simple vista ya se observan piedras y parte de los muros que quedaban ocultos por los sedimentos que el río había ido dejando a su paso, a lo largo de los años. La limpieza de la vegetación y el lodo que los cubrían ya ha dejado a la vista una estampa que permite ver el conjunto que se traza desde el final del Camino de los Carros, hasta las puertas de la Plaza de Baix.

La limpieza no está siendo solo de vegetación, también se están tratando las piedras del Pont Vell, que van ganando presencia. Asimismo, se está quitando el enlucido de la torre albarrana, para dejar al desnudo su estructura pétrea. Esta torre exenta de la muralla -actualmente una vivienda tenía la función de vigilancia y es una muestra arquitectónica de la época medieval baja. Tradicionalmente, este tipo de torres forma parte de un recinto fortificado con el que está comunicada y se conecta a ésta mediante un puente, en el caso de Ontinyent.

Sin embargo, unos trabajos que dejan a la vista el conjunto del Pont Vell y de sus alrededores en una nueva estampa a la vista de los ojos de la contemporaneidad. En los presupuestos de este año, el concejal de Territorio, Joan Sanchis, señalaba una inversión de medio millón de euros para la rehabilitación del Pont Vell y sus alrededores. Unos trabajos que tienen un plazo de ejecución de medio año, por lo que está previsto que finalicen en verano. Cabe señalar que no es la primera rehabilitación que se hace recientemente sobre esta construcción del siglo XVI, puesto que en 2019 se realizó la primera fase de restauración, con una ayuda de 150.000 euros de la Diputación de Valencia, que permitió recuperar la imagen que tenía el puente a principios del siglo XX.

La idea primera era acometer tres fases más, pero la DANA obligó a replantear la situación y se optó por acelerar su restauración, ante los informes que alertaban sobre el deterioro de la estructura del puente y que obligó al cierre del tráfico por éste.

La rehabilitación de la muralla y del Pont Vell saca a la luz el patrimonio que el río ocultó El Periódico de Ontinyent - Noticias en Ontinyent