fbpx

Las reservas para bañarse en el Pou Clar se mantienen con cita previa

Hace ya algún tiempo el Pou Clar era una joya escondida. El pequeño secreto de los habitantes del Valle de Albaida. La llegada de las redes sociales y el fenómeno de los blogueros e influencers de viajes dio a conocer a través de internet este paraíso de aguas cristalinas. La masificación llegó a ser tal que los veranos se convirtieron en una auténtica pesadilla para muchos de los vecinos de la zona. Y eso que el Pou Clar aún no había sido el escenario de un anuncio de una conocida marca de cerveza, que le ha llevado a las pantallas de todo el país. La solución a esa masificación llegó el pasado verano. El Ayuntamiento de Ontinyent anunciaba que restringiría el acceso al paraje municipal a través de un sistema de reservas gestionado por una página web. La decisión iba motivada también por la situación sanitaria de este momento. Ha llegado el verano de 2022. La pandemia parece casi dejada atrás, pero el acceso limitado al Pou Clar vuelve.

NOVEDADES

Al igual que el verano anterior, la restricción de acceso se producirá del 1 de julio al 31 de agosto, período en el que se recibe más público. En esta ocasión las reservas no se realizarán a través de una página web, sino de una app. “Esto facilitará que la gente pueda reservar el mismo día e incluso pueda cancelar esta reserva si finalmente no puede acudir. Algo que el año pasado no podía hacerse”, explica Sayo Gandia, concejala de Medio Ambiente. Además, según han contado a este periódico, el pasado verano había tres reservas distintas: mañana, tarde o día completo.

Ahora, todas las reservas serán para todo el día. “El aforo diario será el mismo, 450 plazas diarias. De momento intentaremos dejarlo así”, confirma Gandia. Otro de los cambios será el punto de vigilancia, que pasa de estar en el Pozo de los Caballos al inicio de la Senda de l'Alba. Cabe recordar que esta senda será el único camino abierto para acceder a la zona de baño.

La vigilancia para la entrada al paraje permanecerá hasta las 17.30:XNUMX horas. “Le hicimos igual que el pasado verano. Entendemos que la gente que va a partir de esa hora son vecinos y vecinas de Ontinyent, y que ya no hay un problema de saturación”, aclara la concejala responsable.

SERVICIO DE BUS

Los párkings permanecerán cerrados también durante julio y agosto. Uno de ellos, el mayor, está definitivamente cerrado, durante todo el año, por decisión de la Generalitat Valenciana, al suponer un peligro y no ser viable incorporar un paso de cebra que facilite el cruce hacia el Pou Clar. El otro estacionamiento estará destinado únicamente para los vehículos del personal de vigilancia y conservación del paraje.

Pero desde el ayuntamiento recuerdan que existe un servicio de bus, que se potenciará y mejorará este año y que recorrerá el trayecto entre el polideportivo y el Pou Clar. Pese a que todas estas acciones se pondrán en marcha a partir del 1 de julio. Desde esta misma semana ya ha comenzado la vigilancia en el paraje, a condición de garantizar un buen uso del mismo por parte de los visitantes.