fbpx

El paro de marzo sube al Valle de Albaida con 5.349 parados, 156 más que en febrero

Según las cifras publicadas por el SERVEF, el paro registrado en el mes de marzo 2022 en el Valle de Albaida es de 5.349 personas, es decir, 156 parados más que en febrero. Sin embargo, en relación con marzo de 2021 existe 861 parados menos. Dicho de otra forma, se trata de un incremento mensual de 3% de parados y una disminución anual de 13,96%.

Si comparamos estas cifras con la situación del mercado laboral de la Costera, en ésta el incremento mensual del paro es inferior con 40 parados más. En la Canal de Navarrés hay 25 parados menos que en febrero.

2.342 contratos en marzo

En cuanto a la contratación, en Vall d'Albaida se han registrado 2342 contratos en marzo de 2022, lo que ha supuesto 138 contratos más que en 2021 es decir un 6,26% de incremento interanual. Por géneros, 981 han sido a mujeres (41,89%) y 1361 a varones (58,11%). La contratación indefinida mensual es de 887 contratos (37,87%) y la contratación temporal es de 1455 contratos lo que significa un 62,13%.

Respecto al 2021, la indefinida aumenta en un 134,66% y la temporal disminuye en 371 contratos, un 20,32%. Los contratos a tiempo parcial son un 33,77% respecto a los de jornada completa, un 66,23%.

Por un Raül Roselló, Secretario General Comarcal de UGT-PV, “los datos del paro del mes de marzo registran un ligero repunte aunque la evolución interanual sigue siendo muy positiva con un descenso de más del 14% en las tres comarcas. También continua mejorando la calidad del empleo gracias a la reforma laboral, con un aumento interanual de contratos indefinidos del 40% en la Canal, 76% en la Costera y 134% en el Valle. Todo esto, pese a las incertidumbres económicas provocadas por la guerra en Ucrania, el incremento del IPC y un mes lluvioso que no ha permitido relanzar el sector turístico y del ocio”.

Roselló incide que “aunque todavía es pronto para confirmar si este cambio de tendencia de la contratación será permanente, los buenos datos que se vienen registrando en este primer trimestre suponen un indicio de esperanza para un mercado de trabajo que tradicionalmente se ha caracterizado por el dominio del empleo temporal y el subempleo involuntario”.