fbpx

ODIN creará en Ontinyent una escuela de vuelo no tripulado

Según la mitología nórdica, al final de los tiempos Odín guiará a los dioses ya los hombres contra las fuerzas del caos en la batalla del fin del mundo. Algo de esta creencia vikinga inspiró la creación de Operations with Drons and Innovation, ODIN, la empresa especializada en operaciones aéreas mediante drones y formación de pilotos que dirige el ontinyentí Javier Ferrero, ingeniero aeronáutico, que comparte esta compañía en el junto a otros seis socios. El caos viene determinado por la eclosión de los vuelos no tripulados, el cambio de una legislación que trata de poner orden y crear un marco que posibilite los negocios y la aparición de futuras aplicaciones: el reparto a domicilio, la vigilancia y asistencia donde es difícil acceder…

Pero la gestión del vuelo de los drones es algo que trasciende el hobby y el juego. “Una multa por volar en zona restringida, como un aeropuerto puede acarrear una multa de hasta 500.000 euros”, recuerda Javier Ferrero en referencia a un incidente real con un dron que puso en jaque la navegación aérea en Madrid. La formación certificada es obligada para realizar vuelos que además van multiplicando sus posibilidades de demanda: productoras audiovisuales, empresas de vigilancia, fuerzas de seguridad. ODIN ofrece esta formación con un método en el que "nuestra intención es preparar a la gente desde el primer día con prácticas ya en el inicio, donde los pilares esenciales son la seguridad y el seguimiento de los protocolos", explica Javier Ferrero.

ESCUELA DE VUELO
En el proceso de crecimiento de esta empresa que cuenta con una flota de siete drones dotados de alta tecnología, se ha asentado el proyecto de crear en Ontinyent una escuela de vuelo. “Aún estamos sondeando el emplazamiento. Fuset podría ser un sitio adecuado”, apunta Ferrero. Esta escuela para la navegación no tripulada ofrecerá la formación práctica básica de 60 horas, con acreditación oficial. Un campo de vuelo para drones que abarcaría la demanda de nuestras comarcas y de la provincia de Alicante.

UN AÑO DE ACTIVIDAD
Creada en febrero de 2020, tras las dificultades que ha supuesto convivir con la pandemia en su etapa inicial, ODIN se enfoca ahora hacia la inspección industrial y la formación. Acaban de firmar un acuerdo con la patronal COEVAL "para ofrecer soluciones integrales, seguras, eficientes y verdes a las necesidades de las empresas".

Entre estas posibilidades se abre un abanico que, además, suma la planificación urbanística, la confección de mapas, los trabajos topográficos y aquellos específicos con incidencia forestal o en la agricultura… Odín, dios del conocimiento, refleja el espíritu de una empresa que tiene asumido que los drones "no son juguetes, son aeronaves que deben gestionarse con una filosofía aeronáutica".