fbpx

Ontinyent fomentará que el alumnado vaya a pie al colegio con itinerarios seguros

El ayuntamiento de Ontinyent ha conseguido una subvención del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (IVACE) para desarrollar la II Fase del proyecto 'Caminos Escolares Seguros', iniciativa aprobada por el Consejo de Medio Ambiente a propuesta del colectivo 'Ontinyent en Bici', y puesta en marcha por las concejalías de Medio Ambiente, Educación y Educación Vial para desarrollar una red de itinerarios seguros en los centros educativos. Cuando se está poniendo en marcha la primera fase de la iniciativa, se ha obtenido una subvención de 29.250 euros para el 50% de los 58.500 que va a costar la segunda.

La concejala de Sostenibilidad, Sayo Gandia, destacaba el interés de una propuesta “que pretende favorecer una movilidad sostenible, saludable y segura de los niños y niñas en edad escolar, facilitando y promoviendo una red de itinerarios seguros con un diseño identificativo propio para desplazarse de forma segura y autónoma desde casa a la escuela”.

El proyecto se desarrollará en dos fases

El plan de trabajo previsto está incluyendo en la Y fase la participación de 6 colegios de primaria: La Solana, Bonavista, La Milagrosa, Santa María, Luis Vives i La Pureza de María, con ayuda de la Generalitat valenciana. En la II Fase, que se desplegará contando con la aportación del IVACE, el plan se entenderá a los colegios Martínez Valls, Vicente GironésCarmelo Ripoll, la Concepción i Sant josep, además del Conservatorio Profesional de Música.

Gandia ponía de relieve el carácter participativo de este proyecto, “al que es fundamental la participación y coordinación de todas y todos, profesorado, AMPAS, alumnado, Ayuntamiento y vecindario, para visibilidad y potenciar entre todas y todos los modos de transporte no motorizados involucrando a los niños y niñas”.

Adaptará el camino escolar

El proyecto adaptará el camino escolar para cada centro con propuestas técnicas y actuaciones enfocadas a reducir la velocidad de circulación, mejorar la visibilidad en los cruces, y dar continuidad y confort a los itinerarios de personas que se desplazan de forma sostenible, atienden a las características urbanas de cada entorno escolar o barrio.

Emparejado a este objetivo general habrá otros específicos, como fomentar el conocimiento del entorno; identificar las problemáticas de movilidad en el itinerario hacia la escuela; incentivar un trabajo educativo sobre movilidad y salud; reflexionar sobre el cambio climático y la calidad del aire en relación con los hábitos de movilidad; y trabajar en equipo para tejer redes entre los distintos actores involucrados: los equipos educativos, alumnado, ampas, ayuntamiento y comercios locales.