fbpx

“Ontinyent mira el ombligo y no ve más allá, ni la realidad comarcal”

El Instituto de Estudios del Valle de Alavida celebra este año su primer cuarto de siglo. Su presidente, Joan Torró Martínez, repasa algunas de las cuestiones que afectan a la cultura y Vall d'Albaida.

¿La comarca tiene un problema de desestructuración: física, política y de sentimiento?

Soy el primer presidente del IEVA que es de Ontinyent y mi valoración al respecto, ahora que vuelvo a pisar más la comarca y estoy redescubriéndola, es el distanciamiento que existe, sobre todo de Ontinyent. Es un sentimiento que hemos criticado respecto de Valencia y Madrid y aquí hacemos lo mismo: mirarse el ombligo y no mirar más allá. Este hecho nos los recuerdan muy a menudo desde el resto de la comarca y Ontinyent, como capital del Valle de Albaida, debería hacerlo ver y velar por el resto.

¿Cómo ha sido su mandato desde que tomaste posesión del cargo?

Se puede decir que yo he sido el presidente de la pandemia, porque entré en febrero de 2020. Quince días después llegó el confinamiento y fue todo por el aire. Esta situación nos ha coartado muchas de las actividades que teníamos previstas, entre ellas el congreso. Mi sensación es que, a medida que se ha ido mejorando, no sólo nuestra programación se va realizando, sino que hemos recibido una petición muy elevada de propuestas externas que nos han pedido soporte.

En este sentido, ¿qué clase de proyectos piden su apoyo?

De toda clase, entre los más recientes se encuentran la asociación de la Pobla del Duc que está haciendo un trabajo en torno a la recuperación de las imágenes y fotografías y testimonio oral y quieren que les apoyemos.

¿Qué ha significado el IEVA para la comarca en su primer cuarto de siglo?

Ha sido un quehacer comarcal junto a otras entidades. Una forma de vertebrar y consolidar un territorio. Y digo con otras entidades, como la Mancomunidad, las patronales mediante COEVAL, las entidades comarcales deportivas… por tanto, IEVA somos una pata más de esta voluntad de vertebración comarcal.

¿Cómo se vive la cuenta atrás para vivir, por fin, el congreso del instituto en Castelló de Rugat?

Se vive como una vuelta a la normalidad. Al mismo tiempo, supone materializar el esfuerzo de un grupo de gente que durante mucho tiempo ha puesto mucha ilusión y mucho trabajo y por fin se verán los frutos. La fecha fijada es los días 1 y 2 de abril en Castelló de Rugat. El objetivo es presentar nuestro territorio como comarca de futuro.

¿Cómo se celebrará el 25 aniversario?

De una forma muy humilde, pero digna. Será en un acto el 5 de marzo, a las 19 horas, que tendrá lugar en el Auditorio Municipal de Aielo de Malferit, capital cultural valenciana y sede del congreso natal. En este marco reconoceremos el Museo Arqueológico de Ontinyent y el Valle de Albaida (MAOVA) con el premio Fer Comarca, ofreceremos una muestra musical del talento de Eva Romero y Edu Marquina.

¿Las publicaciones son fundamentales para dejar testimonio de todo un trabajo de investigación y superar las fronteras comarcales?

La instauración de los premios de investigación ha generado un compromiso por parte del IEVA, para publicarlos y tener libros muy diversos, hechos con mucho cuidado y esfuerzo. También nos llegan tantas peticiones externas, que estableceremos unos criterios para realizar una selección. En este sentido, nos han ayudado a tener visibilidad y ser un referente también fuera de Vall d'Albaida.

*Puedes consultar la entrevista completa en la edición en papel del pasado sábado 26 de febrero.