fbpx

Rosa Pérez y Toni Gaspar reiteran la presunción de inocencia en el caso Alqueria

El caso Alqueria sigue captando parte de la actualidad política valenciana. Sin ir más lejos en los últimos días dos cargos de instituciones como la consellera de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática, Rosa Pérez, así como el actual presidente de la Diputación de Valencia, Toni Gaspar, se pronunciaron alrededor de un caso en el que se ha decretado la apertura de juicio oral al tiempo que la Fiscalía Anticorrupción ha pidiendo una condena de 8 años de prisión y 20 de inhabilitación para el alcalde de Ontinyent, Jorge Rodríguez, y otros de sus colaboradores en la época en la que ocupaba el Palacio de la Plaza Manises.

La consejera Rosa Pérez, que visitó Ontinyent el pasado viernes en un acto sobre la memoria histórica, se pronunció sobre la situación judicial del alcalde y otros investigados sobre los que planea la acusación de prevaricación y malversación. Pérez recordó que ella estuvo ocho años en la Diputación, cuatro en la oposición donde presentó una denuncia el 30 de julio de 2014 “donde entregué grabaciones ante la Fiscalía Anticorrupción donde se escuchaba cómo hurtaba dinero y contaban dinero”. Por el contrario, añadía, en los años de gobierno con un acuerdo entre cuatro partidos, “siempre vi a Jorge hacer las cosas muy bien” y que, la intención de ese gobierno era “hacer otro tipo de Diputación”.

Por su parte Toni Gaspar, que era el vicepresidente en la etapa de Jorge Rodríguez y al que precisamente sustituyó en 2018, aseguraba que el caso Alqueria está en manos de la justicia, pedía que la resolución fuera lo más rápido posible y recordaba que detrás "hay personas y familias que sufren, no son series de televisión". Además subrayaba que "en este país todo el mundo es inocente hasta que un juez dice lo contrario". Pedía "presunción de inocencia que es para todos los españoles" y criticaba que algunos han decidido violarla "y considero que en algún momento ha sido mi partido ahí". También añadía que "no es normal que las cosas tarden tantos años".