fbpx

Seis casas de la Alfarería serán expropiadas

El vicepresidente segundo y consejero de Vivienda y Arquitectura Bioclimática, Rubén Martínez Dalmau y el alcalde de Ontinyent, Jorge Rodríguez han firmado este martes el primero de los convenios de colaboración previstos hasta 2023 y que tienen por objetivos la regeneración urbanística y arquitectónica del barrio de la Alfarería. El proyecto global tiene un coste superior a los 3 millones de euros, que serán financiados a partes iguales entre la Generalitat y el Ayuntamiento. Gracias al convenio firmado hoy, Ontinyent recibirá este año los primeros 600.000 euros de la administración autonómica. Tanto el vicepresidente segundo como el alcalde han destacado el proyecto del barrio de la Cantereria como "un ejemplo de cómo afrontar desde las administraciones las consecuencias del cambio climático".

Este convenio responde a la necesidad de regenerar la parte baja del barrio de la Cantereria y facilitar una solución residencial a las personas que tendrán que abandonar sus casas. Unas viviendas que ya sufrieron el temporal de la DANA del 12 de septiembre de 2019, y que después en enero de 2020 volvieron a sufrir daños de consideración a consecuencia de la borrasca Gloria y la crecida del río Clariano a su paso por Ontinyent.

Con el dinero de este primer convenio, a los que deben sumarse los 600.000 euros que aporta el ayuntamiento en 2021 mediante fondos europeos, se financiarán los trabajos de adquisición y demolición de las viviendas, así como de los taludes y también para ayudas para la obtención de una solución residencial para personas afectadas.

Desde el gobierno municipal recordaban que las viviendas han sido valoradas por parte de los técnicos de acuerdo con el valor catastral, en cumplimiento de la legalidad vigente. Sin embargo, el Ayuntamiento consciente del valor sentimental y emocional que para los propietarios tiene abandonar la vivienda, ofrece una ayuda de 15.120 euros para complementar la valoración técnica y facilitar la adquisición de otro inmueble o rehabilitar uno que ya tengan y vaya a ser vivienda principal, siempre que el inmueble esté en la misma ciudad.

El alcalde de Ontinyent, Jorge Rodríguez, explicaba que "actualmente estamos en el proceso más largo y costoso, pero que avanza a buen ritmo". En concreto, ya se han comprado 33 casas de las 44, 5 se encuentran en negociaciones y otras 6 serán expropiadas. Según el cuadro de actuaciones que constan en el convenio firmado después de la adquisición de las viviendas durante los años 2022 y 2023 se procederá a la consolidación de los taludes y se iniciará la transformación de la parte baja del barrio en un parque inundable similar al creado en el margen derecho del río Clariano a su paso por el casco urbano. Esta iniciativa fue calificada por el Ministerio de Transición Ecológica como "ejemplar" en la lucha contra el cambio climático.