fbpx

Una empresa ontinyentina deja su huella en la reforma del Hospital Militar

La UTE formada por la internacional Acciona y la empresa ontinyentina Construcciones, Rehabilitaciones, Instalaciones y Mantenimientos (Crimsa) es la adjudicataria de la reforma del Hospital Militar-Manuela Solís Clarás, para convertirlo en un centro para pacientes crónicos. Por el momento la información se ha publicado en la plataforma de contrataciones, pero todavía no se ha formalizado el contrato por parte de la Generalitat Valenciana y de los adjudicatarios. Tampoco se ha producido una comunicación oficial todavía, tal y como informa Manuel Penadés Vidal, gerente de Crimsa. El próximo paso consiste en cumplir los plazos legales de alegaciones y presentación de documentación de la UTE para llevar a cabo la firma del contrato, que puede tardar cerca de un mes. Para esta firma ontinyentina, especializada en obra pública y que cuenta con una larga trayectoria en este ámbito, “es un salto enorme dentro de la historia de la empresa. Es una obra de referencia de la Generalitat Valenciana y nos sitúa en una posición destacada en este tipo de pujas en la Comunitat Valenciana”. Un hecho destacado es que Crimsa está situada a caballo entre Valencia y Ontinyent, pero la mayor parte de la plantilla es de la capital del Valle de Albaida, como detalla Manuel Penadés.

Cabe apuntar que la licitación de la Conselleria de Sanidad de la primera fase para reformar el Hospital Militar se abría en julio por importe superior a los 33 millones de euros. Se han presentado un total de 14 empresas y la adjudicación a la UTE Acciona-Crimsa se ha realizado por 25,5 millones de euros.
Como indica el gerente de Crimsa, los trabajos consistirán en el movimiento de tierras y demolición, representando el 50% de la obra de la primera fase. El 50% restante se corresponde con construcción, acabados e instalaciones. Tras estos trabajos iniciales se desarrollará una segunda fase, por lo que se estima desde la administración autonómica que el presupuesto ascienda a 46 millones de euros.

Tendrá 160 camas y unidad de salud mental

Tras la ampliación y la reforma, este hospital tendrá 160 camas de hospitalización: 120 del área médica de Larga Estancia y 40 para Salud Mental. En el ámbito asistencial, el edificio contemplará, aparte de las unidades de Salud Mental y Larga Estancia, la Unidad de Rehabilitación con zonas de fisioterapia, logopedia, terapia ocupacional y neuropsicología. También se ubicará un hospital de día de Salud Mental. Según la Conselleria de Sanidad, en la primera fase de las obras se habilitarán 40 camas de Larga Estancia y otras 40 de Salud Mental.