fbpx

Vicent Ruiz, el joven de 22 años, que afronta su prueba de fuego: servir a cientos de mesas en Mig Any

Vicent Ruiz Soler es la nueva cara que está al frente del bar del Casino de la Societat de Festers. Con tan sólo 22 años, juventud, ilusión y capacidad de trabajo es lo que define a este emprendedor que tiene un espejo en el que mirarse: sus padres, Vicent y Remi, propietarios de Embutidos Casa Vicent. Su mayor motivación laboral es que "el comensal se quede satisfecho".

Cuando se le pregunta qué le motivó para presentarse a regentar este bar tan popular y vinculado a las fiestas de Moros i Cristians, Vicent Ruiz explica que “ya estábamos haciendo caterings para eventos sociales, comparsas y cargos, de hecho tenemos un salón de eventos en la zona de Mesta, que funcionó muy bien en la Feria y estaba teniendo muchas reservas. Por eso, cuando surgió la posibilidad en diciembre, ¿pensamos por qué no? Para Mig Any ya no disponíamos de más espacio donde poder coger más encargos y decidimos que era una buena oportunidad”.

El embrión de este servicio, Catering Edén, surgió de Embutidos Casa Vicent, la carnicería familiar hace cuatro años, cuando empezaron a elaborarse comidas para llevar. “A partir de ese momento, algunas comparsas contactaron con nosotros para que sirviéramos los platos calientes, después porque llevamos camareros y poco a poco fuimos creciendo, hasta que llegó la pandemia”, apunta Vicent Ruiz.

Con la llegada de la Covid-19, los eventos sociales se frenaron en seco, aunque en el caso de Embutidos Casa Vicent las comidas para llevar “nos han ayudado mucho a mantener a los cocineros y nuestro equipo. Afortunadamente, parece que el sector vuelve a arrancar ahora, pero ha habido tantos intentos de volver que han sido fallidas que vale la pena ir despacio”, detalla este emprendedor.

La principal característica de la comida que ofrecen tanto en Embutidos Casa Vicent como en Catering Edén es que es “casera, la elaboramos toda nosotros”. Además, el servicio de Catering Edén intenta cubrir “todas las necesidades que los clientes puedan tener”, lo que hace que Vicent se rodee “de un equipo de profesionales, para estar bien asesorado y adaptarse a las peticiones que nos hacen”.

Como el negocio está creciendo paulatinamente, Vicent que empezó cocinando ha ido asumiendo labores de coordinación, además dispone de cinco cocineros y camareros a demanda, según el servicio, pero apunta que “es una de las profesiones más afectadas por la pandemia y es difícil encontrar a personas que se dedican a ello”.

Su prueba de fuego laboral llega en el Mig Any, ya que servirán a cientos de personas, ya que en el bar del Casino de Festers, se suman su salón de eventos y comparsas. Por el momento su reto es sentarse, cumplir sus compromisos actuales y, después, seguir creciendo. Su idea es abrir el bar del Casino cuando pase el Mig Any y en una fecha que se anunciará. "La pretensión es abrir de lunes a sábado para servir desayunos", avanza.