fbpx

Voraserra crea un asistente turístico virtual para conocer la vertiente histórica de nuestro patrimonio

La empresa ontinyentina Voraserra, encabezada por Alfred Montés, ha dado un paso más en los servicios que ofrece: ha diseñado uno ensistent turístico virtual, que permite que “los turistas sigan una ruta in situ, atendiendo a juegos y resolución de enigmas. Tan sólo necesitan tener datos en el móvil para conectarse a internet y pagar un precio máximo de cinco euros por terminal”.

La idea nació de sumar dos de las diversas actividades que desarrolla la empresa: las visitas turísticas guiadas y las salas de escape room. “Contratar a un guía en persona supone un precio elevado para un grupo pequeño, por lo que las rutas que hacemos en Voraserra, que se caracterizan por ser divertidas, con representaciones e implicando a los participantes, debían ceñirse a grupos grandes. Entonces, pensé en unir la posibilidad de un asistente turístico virtual y que el participante tuvieron un papel activo resolviendo enigmas y superando pruebas, al tiempo que conocía el patrimonio del municipio que esté visitando”, detalla Alfred Montés.

Aunque el asistente turístico es virtual, “las pruebas deben resolverse in situ, siguiendo las indicaciones, ya que existen soluciones que se encuentran en el entorno, por lo que no puede realizarse desde casa”, detalla Alfred Montés.

Desde el navegador

La máxima principal que tenía claro el responsable de Voraserra, era que debía ser un sistema muy sencillo de funcionamiento. “No quería una aplicación, que es necesario descargarla e instalarla, buscaba algo sencillo, así que directamente navegando en web se puede acceder a las rutas en cuestión”.

La primera ruta que diseñó Voraserra fue para vallada, mediante una subvención de la Diputación de Valencia, que apoyaba los nuevos productos turísticos. En este caso, la ruta presenta la historia de un caballero templario de la orden de Montesa, cuyo descendiente está poseído por un asesino medieval y los visitantes deben conseguir despojarlo, superando la resolución de enigmas. Esta propuesta turística se inicia en el Ayuntamiento de Vallada y termina en las ermitas, uniendo dos de los potenciales del municipio, en un recorrido de 2 km.

La idea ha sido muy bien acogida por uno de los principales operadores turísticos, según indican desde Voraserra, “porque ven el futuro del sector en este tipo de visitas guiadas y estamos muy ilusionados en este sentido“. El único obstáculo que se ha presentado en el camino es el contexto pandémico, principalmente porque “se merece un buen lanzamiento, pero se necesitan espacios como colegios o hostelería para hacerlo y no ha sido el mejor momento para hacerlo. El objetivo es que hacerlo coincidir con la primavera”, adelanta Alfred Montés.

La Confidencia de Torrefiel

Ontinyent también dispone de su propia ruta, con un título atractivo 'La confidencia de Torrefiel'. Un itinerario circular que comienza y termina en el Palau de la Vila y que consta de 16 etapas para recorrerlo. En la misma "hay un diálogo entre Enrique de Puigmoltó y Cervino, en el contexto carlista, donde sale a relucir un misterio oculto sobre la Casa Real".

Base histórica y mucha imaginación son los principales ingredientes de estas rutas, que no desean dejar indiferentes a los turistas. El proyecto más ambicioso en este sentido, lo está realizando actualmente Voraserra en el municipio de Castalla. "La asociación de hosteleros de Castalla se interesó por tener un producto de estas características, para aportar algún atractivo turístico a la población y ha involucrado al Ayuntamiento, que es lo que ha contratado el diseño de la ruta" , explica ilusionado Alfred Montés.

En este sentido, Voraserra está diseñando una ruta para convertir a Castalla en la 'Capital de las Rondalles Valencianas', aprovechando que Enric Valor era natural de esa población. "El reto es que el asistente virtual dé a conocer a Castalla y que al mismo tiempo se pueda convertir en turística una población que no lo es". A partir de esta idea surgen otras más relacionadas con ella, como hacer partícipes a los colegios de la Comunidad Valenciana de un concurso de Rondalles, cuyo premio sería visitar Castalla o diseñar un itinerario de tapas por los bares de Castalla para, mediante enigmas, conseguir tapas y bebidas. Las posibilidades son múltiples y se abre ante Voraserra un campo profesional por explorar, no sólo al aire libre, sino también en museos como el MITA.