fbpx

Hace 31 años Cristina de Borbón llegó a Ontinyent…

Categories Sin categoría

Han pasado casi 31 años desde que Cristina de Borbón llegara a Ontinyent para ejercer de presidenta honorífica del II Congreso de las Fiestas de Moros y Cristianos que se celebraba en la capital de la Vall d’Albaida, del 12 al 15 de septiembre del 85.  Ese mismo año el antiguo salón de plenos fue remodelado e inaugurado por Cristina de Borbón. Una placa en la entrada del salón acredita y da testimonio.

 

Placa Infanta
La placa en el salón plenario recuerda que la Infanta inauguró la remodelación.

A día de hoy, con una infanta investigada por la justicia que le ha supuesto dejar de ser Duquesa de Palma y ha provocado el rechazo de municipios de continuar teniéndola como Hija Adoptiva,  Ontinyent mantiene vivo el paso de ‘Su Alteza Real’ por la ciudad y su presidencia honorífica del II Congreso de las Fiestas de Moros y Cristianos que centró la atención de medios de comunicación nacionales y autoridades de todo el país. Ante la implicación de Cristina de Borbón en el caso Noos y las diferentes decisiones que han apartado a la Infanta de la esfera Real, Ontinyent “no se ha planteado” retirar las huellas de su visita. Desde el Govern d’Ontinyent matizan que por el momento “no se contempla ninguna actuación al respecto” y que si hubiera una “sentencia en firme que condenara a la Infanta ya se tomarían las decisiones correspondientes”.

 

Compromís y EU sí eliminarían cualquier reconocomiento

Mientras que el Govern d’Ontinyent no se ha planteado retirar las placas que dejan testimonio de la importancia de la visita de la Infanta Cristina a Ontinyent en 1985, los grupos municipales Compromís y Esquerra Unida tienen una postura rotunda. Los nacionalistas dan una respuesta “clara y sin ninguna duda: sí. Deberíamos eliminar todos y cada uno de los reconocimientos a esta Infanta y a cualquier personalidad del mundo político que hoy en día esté claramente involucrada en casos de corrupción”. Por su parte, desde Esquerra Unida creen que “efectivamente, la ciudad de Ontinyent debería eliminar reconocimientos a todos aquellos y aquellas que han traicionado nuestro pueblo aprovechándose de su poder”.

 

Rememorando

El día 14 de septiembre de 1985 la Infanta Cristina llegó a Ontineynt para asistir al acto cumbre del II Congreso Nacional de la Fiesta de Moros y Cristianos: el desfile de la Hermandad Festera con la participación de más de 60 poblaciones de toda España. Fue una jornada memorable, con mucha expectación por parte de los ontinyentins, en la que Su Alteza Real descubrió una placa conmemorativa de su visita e inauguración del actual salón de plenos del Ayuntamiento. Además, el alcalde de aquel momento, Rafael Tortosa entregó a la Infanta la medalla de la ciudad.

Infanta Cristina

Cristina de Borbón y el alcalde de Ontinyent en 1985, Rafael Tortosa, en el antiguo salón de plenos del consistorio municipal.
error: