fbpx

Un comerciante del centro habilitará su tienda para que los clientes aparquen dentro

Un establecimiento comercial de la ciudad prepara una medida revolucionaria para poner fin al caos circulatorio y a los problemas de aparcamiento que se registran en los distintos barrios. En concreto este comerciante del centro está adaptando su tienda para que los vehículos puedan entrar hasta el interior y dejar allí estacionado el turismo mientras, tranquilamente, realizan sus compras.

De este modo pretende iniciar una nueva línea urbanística destinada a adaptar la vida comercial con el hábito acostumbrado de los ontinyentins de intentar aparcar lo más cerca posible de la tienda a la que se va a comprar. Este comerciante va mucho más lejos de los deseos de los clientes de tratar de dejar estacionado el vehículo a la puerta y abrirá las mismas para que los coches se adentren en el establecimiento.

Para llegar a esta conclusión, este comerciante ha estudiado detenidamente los datos publicados en el informe de movilidad de la ciudad y según los cuales existen 21.842 plazas de aparcamiento para 17.153 vehículos, “algo totalmente insuficiente”, tal y como ha manifestado. El propietario de este establecimiento comercial del centro reconoce que “la idea la he tomado del Mc’auto y de la manía que tiene la gente de tratar de aparcar en la puerta de mi tienda. Incluso me ha pasado con algunos que viven en la propia calle o que tienen cocheras un par de portales más allá”.

De momento queda a la espera de recibir las autorizaciones pertinentes para realizar las obras de acondicionamiento del local. Y también estudia la solución al problema que pueda generarse si dos clientes tratan de aparcar dentro del comercio.

error: