fbpx

Una ontinyentina se lava tanto las manos que descubre un cuño de la OTK de una fiesta del instituto

Ha seguido escrupulosamente las indicaciones de las autoridades sanitarias que recomiendan, por higiene, lavarse las manos varias veces al día como medida preventiva frente al contagio del coronavirus. Sin embargo, Helen Fermiza, una vecina de Ontinyent de 47 años ha descubierto, tras varias semanas de proceder a un lavado insistente de sus manos con agua y jabón (hasta siete veces por la mañana y otras tants por la tarde), los restos de un cuño de la OTK de una fiesta del instituto de 1989.

En realidad, tal y como ha reconocido la propia Helen Fermiza, no recordaba que hubiera asistido ese año a ninguna fiesta del instituto porque “ese año me cayeron siete en la primera evaluación, suspendí hasta la asignatura de Hogar en la que teníamos que tejer una bufanda”. La ontinyentina calculaba que ese año pasó castigada los fines de semana entre el fin de semana de la Feria y el mes de junio siguiente, pero la aparición de este cuño corrobora la postura de su madre que siempre sospechó que su hija se había saltado el castigo, aguardando a que ella y su marido se durmieran para escaparse de casa con un par de amigas de clase y asistir a la fiesta.

En el cuño que ha aparecido en el dorso de la mano izquierda se puede leer, claramente, ‘Fiesta pro viaje 3º de BUP. La OTK’. Lo insólito del caso es que, cuanto más se lava, más nítido aparece el cuño de la fiesta del instituto. Helen Fermiza ha explicado que no tiene previsto acudir a casa de su madre los próximos días y se ha excusado argumentando que “es posible que regrese el confinamiento un día de estos, así que mejor no voy a ver a mi madre, por si acaso, no por nada más”.