fbpx

Revolución en El Teler: oficinas y hostelería en la 3a planta

Cambio de marcha en toda regla. El centro comercial El Teler prepara un proyecto que revolucionará su propio concepto, abriéndose a nuevos sectores económicos de la ciudad. Plantea la abertura al exterior de la planta tercera, con terrazas y la construcción de oficinas. Además, esta iniciativa también se acompaña con una revitalización de la hostelería en ese nivel. La gerencia del centro comercial pretende dar un nuevo impulso con estas medidas

El planteamiento no es nuevo. En distintas ocasiones se había considerado la posibilidad de abrir los usos del edificio del centro comercial y se apuntaron alternativas como un hotel, oficinas e incluso dependencias de la administración. Pero ahora la gerencia del Teler está dispuesta a llevar a cabo la transformación de parte de las instalaciones. Una revolución en toda regla que rompería con el estereotipo de un centro comercial al uso y completaría sus funciones abriéndose aparte de los sectores económicos de la ciudad. El proyecto tiene una ubicación concreta: la tercera planta.

Desde hace casi una década la tercera planta se encuentra, apenas, sin espacio en uso. Destinada como planta de hostelería, fueron cayendo los establecimientos, uno a uno. Se utilizó uno de los locales como centro de exposiciones (hay que recordar la que organizó el Ontinyent CF para celebrar en 2011 su 80 aniversario). Sin embargo, físicamente, se cerró y su espacio quedó condenado.

Ahora, tal y como explica el gerente Rubén Enguix, la intención es dinamizarla con un proyecto en el que se situarían hasta ocho oficinas (con superficies que podrían ir desde los 40 m² hasta los 90 m²) con cuatro terrazas en el exterior que se convertirían en zonas comunes tanto para las empresas como para la hostelería que completaría esa revitalización. “Existe demanda para disponer de oficinas en el centro de la ciudad. Además, las ventajas serían muchas: seguridad, mantenimiento y limpieza, parking, restauración anexa…”, expone Rubén Enguix.

Cabe señalar que existe un estudio realizado. Estructuralmente se puede abrir la pared en el exterior de la calle Pintor Segrelles. El aire, la luz, serían otros alicientes para reconvertir el centro en un espacio semiabierto. Además, desde la gerencia se dispone también de un estudio de mercado para adaptar los precios a la realidad de Ontinyent con tarifas que oscilarían entre los 8 y los 12 euros por m².